Representante Especial - Palabras de bienvenida

Me siento honrada de haber sido nombrada por el Secretario General como su Representante Especial sobre la Violencia contra los Niños, y estoy profundamente comprometida a colaborar estrechamente con todas las partes interesadas pertinentes para la ejecución de mi mandato.

Las últimas dos décadas se han caracterizado por un cambio significativo en la promoción de los derechos del niño y la protección de los niños contra la violencia, el abuso y la explotación. Guiada por la Convención sobre los Derechos del Niño y otros importantes instrumentos sobre derechos internacionales del niño, se han desarrollado normas, leyes, políticas e instituciones para proteger los derechos del niño; se han fomentado importantes iniciativas de promoción, y en general se ha tomado conciencia de los muchos riesgos que impiden el desarrollo de los niños y su seguridad.

La violencia es uno de esos factores que obstaculizan el disfrute de esos derechos y sigue siendo una dura realidad para millones de niños de todo el mundo. El imperativo de proteger a los niños de la violencia exige una acción urgente. La violencia tiene lugar en todos los contextos, incluso donde se espera que los niños disfruten de un entorno seguro y de protección especial: en las instituciones de atención, en la escuela y dentro del hogar. La violencia duele y deja cicatrices y consecuencias dramáticas para toda la vida, impidiendo el desarrollo del niño, sus habilidades de aprendizaje y rendimiento escolar.

La protección de los niños contra la violencia sólo puede ser eficaz si se hace en diálogo con todos los interesados, tales como los aliados de las Naciones Unidas, la sociedad civil, incluidos los niños y los jóvenes, los gobiernos nacionales, organizaciones regionales, los parlamentarios y las instituciones nacionales independientes de derechos del niño. Nuestra tarea es fundamental y debemos seguir adelante con un sentido de urgencia e impaciencia.